JAN: Job Accommodation Network

JAN en Español

A A A Text Size

El Rincón del Consultor
Volumen 12 Número 04

Animales de apoyo emocional en el lugar de trabajo: Un enfoque práctico

Del escritorio de Linda Carter Batiste, J.D., Consultora Principal

Usted ha oído hablar de los animales de servicio para personas con discapacidad y usted sabe que hay reglas específicas bajo el Acta para Americanos con Discapacidades (ADA) con respecto a los animales de servicio en lugares públicos así como tiendas, restaurantes y hoteles. Sin embargo, recientemente un empleado reveló que ella tiene un trastorno de ansiedad y ella me preguntó sí podría traer a su perro de apoyo emocional para el lugar de trabajo. Usted no está seguro si esto es algo que debes considerar; entonces tendrás que hacer una investigación.
En primer lugar, usted investiga si un perro para ayuda emocional está clasificado como un animal de servicio bajo el ADA. Te das cuenta que no es. Sin embargo, se dio cuenta que la única definición de animal de servicio se encuentra bajo los Títulos II y III del ADA, que se aplican respectivamente a los servicios gubernamentales estatales y locales, programas y actividades y lugares públicos. Bajo el Título I, acerca de las disposiciones de empleo, no se puede encontrar una definición de animal de servicio.

Siguiente, haces una investigación de los ajustes razonables bajo el Título I para ver si hay alguna mención de permitir que un empleado pueda traer un perro de apoyo emocional para el lugar de trabajo. Una vez más, no se puede encontrar nada que responda a su pregunta.

Finalmente, decide ponerse en contacto con JAN para ver si podemos arrojar alguna luz sobre esta cuestión.
Como punto de partida, podemos decirle que hemos tenido el mismo problema que tu - no hay nada en el ADA o sus reglamentos que se refiere a los perros de apoyo emocional como acomodación en el lugar de trabajo. También no hay nada por escrito en la orientación de la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC), la agencia federal que hace cumplir el Título I.
Entonces, ¿qué debería hacer? Si quieres ver esa situación por el lado de la precaución, aquí hay un enfoque práctico que puedes tomar: Usted puede tratar esta solicitud tal cual cualquier otra solicitud de alojamiento. ¿Y cómo haces eso? Aquí hay algunos pasos prácticos para procesar una solicitud para traer un animal de apoyo emocional para el lugar de trabajo:

  1. Pedir para traer un animal de apoyo emocional para el lugar de trabajo como una acomodación, cae bajo la categoría de la modificación de una política de trabajo, suponiendo que tiene una política de no-animales. Así que es posible que desee mirar primero si usted tiene una política de este tipo y, en caso afirmativo, si puede ser modificada. La respuesta depende típicamente del tipo de trabajo del empleado y el ambiente de trabajo - por ejemplo, podría haber algunos puestos de trabajo o entornos de trabajo en los que sería difícil acomodar a alguien que tiene un perro con ellos, independientemente de si se trata de un animal de servicio o un animal de apoyo emocional. Por ejemplo, los animales podrían ser prohibidos en la sala de emergencias de un hospital. Entonces,  una enfermera de urgencias probablemente no podría tener un animal con ella mientras trabaja en la sala de emergencias.
  2. Suponiendo que es posible modificar la política de no-animal, el próximo paso puede ser pedir documentación médica si la discapacidad y la necesidad de acomodación no son obvias o ya verificadas. Este paso es opcional, pero los empleadores están autorizados a solicitar la documentación médica cuando un empleado solicita una acomodación. Según el ADA, los empleadores sólo tienen que considerar los alojamientos que son necesarios debido a una discapacidad.
  3. Una vez establecida la necesidad de acomodación, el siguiente paso es hablar con el empleado acerca de si el animal de apoyo emocional es entrenado para portarse bien en un ambiente de trabajo y estará bajo control del empleado durante todo el tiempo. Según el ADA, los empleadores no tienen que proporcionar ninguna acomodación que represente una carga excesiva. Uno de los factores en la determinación de una carga excesiva es sí la adaptación será indebidamente perjudicial a otros empleados o a la capacidad de hacer negocios.
  4. Por último, posiblemente, la mejor manera de determinar si se debe permitir que el empleado pueda traer un animal de apoyo emocional para el lugar de trabajo es permitirlo a modo de prueba y ver si funciona. Los empleadores que hacen esto, hacen un acuerdo por escrito con el empleado, estableciendo que habrá un período de prueba, el tiempo que va a durar, y qué factores podría terminar el período de prueba anticipadamente. Por ejemplo, si el perro de apoyo emocional muestra ningún tipo de agresividad o si el empleado no puede mantener al animal tranquilo y bajo control, el empleador va a terminar de inmediato el período de prueba y rechazar la solicitud.

El uso de animales para ayudar a superar los síntomas relacionados con la discapacidad parece ser una tendencia creciente, y no son sólo los perros; es todos los tipos de animales. Es probable que escucharemos más y más acerca de este tema y quizás tengamos una aclaración en el futuro, pero por ahora esperamos que nuestro enfoque práctico sea útil.

 

ASK A JAN CONSULTANT

JAN provides free, confidential technical assistance about job accommodations and the Americans with Disabilities Act (ADA). Send Us Feedback.
(800)526-7234 (Voice)
(877)781-9403 (TTY)
Live Help
Email
ODEP: JAN is a service of the Office of Disability Employment Policy, U.S. Department of Labor
Accessibility  |  Copyright  |  Disclaimer  |  Privacy Statement  |  Site Map