JAN: Job Accommodation Network

JAN en Español

A A A Text Size

El Rincón del Consultor
Volumen 05 Número 03

Documentación de una discapacidad de aprendizaje.

Del escritorio de Melanie Whetzel,M.A.

Una de las preguntas que JAN recibe frecuentemente de los empleadores es si ellos pueden pedir documentación actual cuando un empleado con problemas de aprendizaje provee documentación que data de la escuela secundaria. La respuesta es que en algunos casos, esa documentación es suficiente. Bajo el Acta para Americanos con Discapacidades (ADA), cuando un empleado solicita una acomodación y la necesidad de esa acomodación no es obvia, el empleador puede pedir documentación para demostrar que el individuo tiene de hecho esa discapacidad y necesita realmente la acomodación.

Para determinar si un empleado tiene una discapacidad, un empleador puede solicitar documentación que muestre cuál es su disfunción y si dicho impedimento limita sustancialmente una o más actividades principales de la vida diaria. Un empleador puede solicitar la documentación de un profesional médico o de rehabilitación. Los profesionales apropiados incluyen, pero no se limitan a, doctores (psiquiatras, psicólogos, neuropsicólogos, y oncólogos inclusive), enfermeros, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, terapeutas del lenguaje, especialistas en rehabilitación vocacional, y profesionales certificados de salud mental.

Generalmente, la documentación que demuestra que un empleado tiene una discapacidad proviene de un médico; sin embargo, las discapacidades de aprendizaje no son diagnosticadas por doctores en medicina sino por psicólogos a través de pruebas de inteligencia y de logros académicos. Muchas veces dichas pruebas se realizan en la escuela por un psicopedagogo. Muchos niños y adolescentes con problemas de aprendizaje son referidos a un equipo interdisciplinario dentro de la escuela por aquellos maestros y profesores que han notado y documentado ciertas dificultades. Además, hay adultos que notan a lo largo de sus carreras un incremento en las dificultades para realizar las tareas laborales. Algunas veces cuando los trabajos cambian los individuos se dan cuenta de que las dificultades que tienen son más profundas que tan solo el hecho de ajustarse a un nuevo trabajo con tareas nuevas o diferentes.

Algunas condiciones médicas cambian y las limitaciones pueden fluctuar a través del tiempo, por ende la documentación actual o relativamente reciente es recomendada para evaluar si el empleado tiene una discapacidad y qué acomodaciones pueden ser efectivas. Sin embargo, como los trastornos intelectuales y de aprendizaje son para toda la vida y estáticos, no debería ser necesaria documentación actualizada si el individuo ha sido evaluado o reevaluado a los dieciocho años o luego. La mayoría de las escuelas públicas reevalúan a los estudiantes durante su último año de la escuela secundaria para que la persona cuente con la documentación más actual en su transición al trabajo. La documentación más completa será un reporte psicopedagógico, e incluirá una descripción de los resultados de las pruebas, niveles de rendimiento, fortalezas y debilidades. Probablemente la información más útil para los empleadores será la última sección resumen y conclusiones.

Muchas de las dificultades que uno tiene como estudiante pueden ocurrir también en el trabajo. Por ejemplo, los estudiantes que tienen dificultades en la expresión escrita también encontrarán problemas al realizar funciones laborales que requieran escritura. Sucederá lo mismo con las dificultades de lectura o las dificultades matemáticas. Algunas veces las acomodaciones efectivas del contexto educativo podrán transferirse al ambiente laboral, otras veces necesitarán algún ajuste, y otros casos los empleados necesitarán acomodaciones completamente nuevas. Dependiendo de las necesidades específicas de los individuos y de las demandas del trabajo, cada caso debería ser evaluado según las limitaciones e impedimentos de cada individuo.

Las siguientes dos publicaciones de JAN son un buen lugar para comenzar a considerar acomodaciones laborales: Empleados con trastornos intelectuales o cognitivos y Empleados con problemas de aprendizaje. Recuerde que estas publicaciones contienen ideas comunes de acomodaciones, no todo empleado con trastornos cognitivos, intelectuales, o de aprendizaje necesitará la lista completa de acomodaciones enumeradas en estas publicaciones. Por otro lado, el individuo podría necesitar acomodaciones adicionales dependiendo de sus limitaciones y especificidades del puesto de trabajo.

Para obtener información adicional o consultas médicas, visite el recurso de JAN: A to Z: Medical Exams and Inquiries.

Actualizado 8/14/13

ASK A JAN CONSULTANT

JAN provides free, confidential technical assistance about job accommodations and the Americans with Disabilities Act (ADA). Send Us Feedback.
(800)526-7234 (Voice)
(877)781-9403 (TTY)
Live Help
Email
ODEP: JAN is a service of the Office of Disability Employment Policy, U.S. Department of Labor
Accessibility  |  Copyright  |  Disclaimer  |  Privacy Statement  |  Site Map